Este es el hombre que ordenó el asesinato de la venezolana Rossana Delgado en Georgia

7 minutos de lectura

La taxista venezolana de 37 años, Rossana Delgado, habría sido parte de un grupo criminal vinculado a una organización de tráfico de drogas de México con el que habría tenido problemas, y su muerte habría sido ordenada desde una cárcel de Georgia.

Así lo reveló la fiscalía que lleva el caso, casi tres meses después de su muerte. El ente acusador presentó detalles de cómo se planeó su secuestro y asesinato a manos del grupo delincuencial del cual ella habría hecho parte y cuyas relaciones se habrían roto, según los detalles oficiales dados a conocer por nuestro socio editorial Univisión 34 Atlanta.

Según las investigaciones, el plan para ejecutar a Delgado comenzó el 12 de abril, es decir 4 días antes de que ella fuera a Plaza Fiesta, último lugar donde fue vista con vida acompañada de una de las sospechosas vinculadas al proceso.

¿Quién ordenó matar a Delgado?

De acuerdo con la fiscalía, la orden de su muerte la dio Edwin Murillo, quien está preso desde el 2015 en una cárcel del estado, desde donde dirige en Georgia, algunas operaciones de un cartel mexicano de tráfico de drogas no identificado aún.  Murillo paga condena de 300 meses en prisión por tráfico de droga y otros delitos que lo mantendrían en prisión hasta el 2034.

Al parecer, la tarea de Carolina Jazmín Rodríguez Ramírez y María Katherine Chávez Encarnación era de encontrarse con Delgado, llevarla al centro comercial Plaza Fiesta en el condado de Dekalb para de allí proceder a su secuestro.

Efectivamente, Delgado es vista en la tienda Ross haciendo algunas compras con Rodríguez Ramírez y luego en una tienda de comestibles, y según lo revelan las imágenes de seguridad las mujeres dejan juntas el lugar.

La fiscalía indica que Delgado es llevada luego hasta la residencia 1466 de Panola Road, la cual aparece registrada como residencia de Megan Alysse Colone, una casa aparentemente abandonada, pero cerca de una bodega en la autopista de Covington, precisamente donde el esposo de Delgado, Jhony Castro habría encontrado una mascarilla manchada, cuando trató de encontrarla con el localizador de su celular, luego que no regresara a casa el 16 de abril.

Previamente, el esposo de Rossana habría hablado con Megan Alyssa Colone en la residencia de Panola Rd., al ser cuestionada sobre el paradero de Rossana, Colone, declaró no saber nada.

La fiscalía advierte que allí, Mario Alberto Barbosa Juárez procede a inmovilizarla. Aunque las autoridades no indican cuánto tiempo permaneció en ese lugar señala que fue llevada luego a un sitio no identificado en el condado de Clayton.

El documento del ente acusador, conocido por Univisión 34 indica que, desde dicho condado, con la participación de Juan Ayala, Rossana Delgado fue transportada hasta una cabaña localizada en el norte de Georgia, en el 318 Little Rock Creek Court, en Cherry Log, en el Condado de Gilmer.

¿Cómo habría sido el homicidio?

ESTOS SON TODOS LOS ARRESTADOS HASTA ESTE MOMENTO EN EL CASO DELGADO

De acuerdo con la orden de arresto emitida en su contra, Megan Alyssa Colone rentó dicha cabaña del 19 al 20 de abril. A este lugar en las montañas, llegaron Oscar Manuel García y Juan Antonio Vega, quienes participaron en la ejecución de Rossana Delgado.

En declaraciones a Univisión 34, la hermana de Rossana, Jineska Pacheco, indicó que ésta habría sido torturada antes de ser asesinada, ya que sus restos carecían de algunas piezas dentales.

Luego de ser ultimada, los homicidas desmembraron su cuerpo con una motosierra y arrojaron sus partes en un tanque para quemar basura y procedieron a incinerarlas. La intención era de borrar cualquier evidencia del ilícito.

El 20 de abril, la policía del condado de Gilmer realizó una visita de bienestar y dieron con el macabro hallazgo por lo que avisaron al GBI, que investigaba la desaparición de una mujer del condado de Barrow.

Los detectives que se presentaron en la cabaña peinaron el terreno para colectar evidencias encontrando instrumentos con los que se supone torturaron y mataron a una persona, lo mismo que un congelador. Poco después confirmaron que se trataba de Delgado.

¿Cómo identificaron sus restos y los responsables?

Aunque los restos de la taxista fueron quemados, las unidades forenses del GBI, recuperaron un brazo, una pierna y el cráneo de la venezolana, el cual fue identificado al confrontar su ADN con miembros de su familia.

En un rápido cruce de información las autoridades lograron identificar a los primeros involucrados. De esta manera el 24 de abril se emitieron órdenes de captura nacional contra Megan Alyssa Colone, 30 años, de Stone Mountain, Juan Ayala Rodríguez, 35 de Gainesville, Oscar Manuel García, 26 de Austell, y Mario Alberto Barbosa Juárez de 29 de Oklahoma City, Ok.

A partir de aquí comienza una saga de un crimen que desde el principio cautivó a la comunidad latina de Georgia y luego se extendió a todo el país y más allá de las fronteras.

Este 3 de agosto, la fiscalía dio a conocer el resultado inicial de sus investigaciones señalando las responsabilidades de los implicados.

Las autoridades apuntan directamente a Megan Alyssa Colone, María Katherine Chávez Encarnación, Oscar Manuel García, Juan Ayala Rodríguez, Mario Alberto Barbosa Juárez, Carolina Jazmín Rodriguez Ramirez y Juan Antonio Vega, acusados de violar la ley anticorrupción y formar parte de una organización criminal.

Los anteriores enfrentarán los cargos de asesinato con malicia, homicidio grave, secuestro, ocultar una muerte, movilizar un cuerpo de la escena del crimen y agresión agravada contra la humanidad de Rossana Delgado.

El resto de las personas implicadas, Eva Galicia Martínez, Shawn Callaway, Calvin Harvard y Terri Garner son sospechosos y acusados de participar en una organización criminal y ocultar evidencia de un delito grave.

Hasta el momento han comparecido ante la Corte Superior de Gilmer donde se lleva a cabo el proceso, Megan Alyssa Colone, Eva Galicia Martínez, Shawn Callaway, Calvin Harvard y Terri Garner.

Los abogados de Colone y Martínez, buscaban fianza para sus clientes, lo pero fue negada. Mientras a los tres restantes se les aplazó la corte por carecer de ayuda legal.

Una larga historia

ESTOS TRES SUJETOS AUN SIGUEN PROFUGOS DE LA JUSTICIA: Carolina Jazmín Rodríguez Ramírez, María Catherine Chávez Encarnación, , y Mario Alberto Barbosa Juárez

Durante la primera audiencia, a mediados de junio la detective al frente del caso, Jamie Abercrombie, reveló que el cuerpo de Rossana Delgado fue desmembrado e incinerado en la cabaña de Cherry Log.

La última persona vinculada a la investigación fue María Katherine Chávez Encarnación, de 28 años, de Marietta, contra quien fue emitida una orden de detención y quien aparentemente estuvo en México. Ella es la esposa de Oscar Manuel García y continúa prófuga.

La semana anterior, se llevó a cabo otra audiencia esta vez de carácter privada entre la juez Brenda Weaver, la fiscalía y los investigadores para determinar si existían méritos para un juicio penal y elegir el Gran Jurado en el caso contra Juan Ayala Rodríguez, Oscar García y Antonio Vega.

¿Quién era Rossana Delgado?

Hasta el momento las autoridades no han revelado de qué manera Rossana Delgado participó en la organización de drogas de la que habla la fiscalía. Aunque el documento indica que la relación de confianza entre Edwin Murillo y Rossana Delgado se habría acabado por lo que se ordenó su muerte.

Ante estas aseveraciones, trascendió que sus familiares solicitarán claridad al GBI, y si esta versión de su vinculación a un cartel de México obedece sólo a las declaraciones de los detenidos.

Delgado se desempeñaba como taxista y según su esposo Johny Castro, el 16 de abril por la tarde salió a realizar una carrera a una mujer que la llevó a Plaza Fiesta en Chamblee, Condado de Dekalb. Allí, estuvieron de compras como lo muestran videos de seguridad de la tienda Ross. Esa sería la última vez que la verían con vida.

Al no regresar a casa y no responder el teléfono, el esposo la reportó como desaparecida e intentó localizarla a través de una aplicación móvil instalada en su celular. Esto lo llevó a los últimos lugares donde habría emitido señal, entre ellos, una casa en Stone Mountain y una bodega cerca de allí.

Sin embargo, no había rastro de Rossana, ni de su carro, solo una mascarilla manchada de sangre que fue entregada a la policía. En los días siguientes la familia pidió ayuda a la comunidad para su localización.

Pero la espera terminó el sábado 24 de abril, cuando el GBI emitió un comunicado dando a conocer su muerte y emitiendo órdenes de captura contra los primeros sospechosos.

Cortesía: Elnuevogeorgia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *