Día del Orgullo LGBT+: por qué se conmemora el 28 de junio

2 minutos de lectura

Un bar regenteado por la mafia, en la calle Christopher del Greenwich Village, era uno de los pocos de Nueva York que recibía a gays, lesbianas y drag queens en los años 60. A fines de junio de 1968, la policía organizó dos redadas consecutivas con el argumento de que el Stonewall, tal el nombre del bar, no tenía permiso para vender alcohol.

La segunda redada pasaría a la historia. A la una de la mañana del 28 de junio, seis policías de uniforme, con el apoyo de agentes de incógnito que ya estaban dentro, irrumpieron en el local, donde había unas 200 personas, en su mayoría homosexuales.

La policía les exigió que mostraran su documentación y que abandonaran el Stonewall. Al principio, la gente reaccionó bien, incluso con algunas sonrisas. Pero, pronto todo se salió de control. Las grescas habrían comenzado cuando una drag queen le dio un carterazo a un policía o cuando una mujer lesbiana se resistió a ser introducida en un patrullero.

Lo cierto es que en la vereda del Stonewall comenzaron a volar monedas y piedras contra los policías, quienes debieron refugiarse en el bar. Era la primera vez que la comunidad homosexual, entonces perseguida en casi todo Estados Unidos, reaccionaba de manera tan contundente.

A las pocas horas, la policía antidisturbios controló la situación y detuvo a 13 personas. Sin embargo, la rebelión recién comenzaba. Las siguientes cuatro noches, hubo nuevas protestas frente al Stonewall, con algunos incidentes.

Aunque cada 4 de julio, el Día de la Independencia de Estados Unidos, decenas de homosexuales se manifestaban de manera pacífica en Filadelfia, los incidentes de Stonewall marcaron un punto de quiebre.


Por primera vez, el colectivo adoptó una estrategia más parecida a los Black Panthers, quienes luchaban por los derechos de los afroamericanos. Es decir, “ganar la calle y crear problemas”.

En pocas semanas, el Gay Liberation Front (Frente de Liberación Gay, o GLF) era una realidad y hasta publicaba su propio periódico, siempre en reclamo por sus derechos. En esa época, salvo en Illinois, las relaciones íntimas entre personas del mismo sexo estaban penalizadas y la psiquiatría consideraba a la homosexualidad como un desorden mental.

Exactamente un año después de la rebelión de Stonewall, se realizó la primera marcha masiva. Miles de personas recorrieron la Sexta Avenida para ir desde Greenwich Village hasta Central Park. El movimiento pronto se extendería a otras ciudades de Estados Unidos, como Los Ángeles, San Francisco y Chicago. A partir de 1971, las protestas se replicaron en otras ciudades del mundo. Y ganan fuerza y convocatoria año tras año.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *