Detective holandés asegura haber recuperado la reliquia de la sangre de Cristo: «Mi corazón latía con fuerza»

3 minutos de lectura

Eran las 22:30 horas de un viernes cuando Arthur Brand recibió el paquete que esperaba nerviosamente desde hacía días. En ese instante sonó la campanilla y, al abrir la puerta, no había nadie. A sus pies una caja de cartón lo esperaba en la oscuridad.

Al abrirla, se encontró con uno de los objetos más sagrados que le hayan robado a la Iglesia católica, conservado desde hacía 1.000 años en la abadía de Fecamp, en el norte de Francia: la reliquia de la «Preciosa Sangre de Cristo».

No obstante, cuando abrió la caja, descubrió con satisfacción que la reliquia estaba intacta: «Mi corazón latía con fuerza», señaló el detective de arte en una entrevista a la Agencia France-Presse.

Sin embargo, el tesoro perdido debe ser entregado ahora a las fuerzas del orden de Países Bajos, luego de que estas recibiesen un pedido de Francia para que se investigue la identidad del ladrón y la autenticidad de la obra.

«Fue un shock enorme que robaran esta pieza famosa»

El relicario dorado, de unos 30 cm de alto y adornado de piedras preciosas incrustadas, imágenes de Cristo en la cruz y otros santos, conserva dos recipientes metálicos que según los creyentes contienen gotas de sangre de Jesús recogidas durante la crucifixión.

Cabe señalar que la reliquia ha sido objeto de culto para los peregrinos católicos por más de mil años. En concreto, se encontraba en la Abadía de Fecamp, en la Normandía francesa hasta la noche del 1 al 2 de junio, cuando fue robada, dos semanas antes de las celebraciones anuales del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo.

«Fue un shock enorme que robaran esta pieza famosa, esta pieza legendaria», declaró Brand en su propio domicilio, donde guarda la reliquia.

¿Era el único objeto en la caja?

Pero el relicario no era el único objeto en la caja de cartón dejada en la puerta de Brand esa noche de julio,ya que, además, había varios platos litúrgicos de cobre, imágenes de santos y un cáliz decorado, que también fueron robados de la abadía en junio.

«Tras la investigación, nuestras conclusiones y la reliquia serán entregadas a la policía francesa», explicó de su lado Dennis Janus, vocero de la policía nacional holandesa.

En el marco de este suceso, y ante algunas especulaciones, Brand aseguró afirmó estar confiado acerca de la autenticidad de la reliquia: «No tengo duda de que es la verdadera. Los objetos religiosos son casi imposible de falsificar», agregó.

Brand ha sido llamado el «Indiana Jones del Mundo del Arte» por sus impresionantes recuperaciones de arte robado, incluyendo las estatuas de bronce «Los caballos de Hitler», una pintura de Picasso y un anillo que perteneció a Oscar Wilde.

A sus 52 años, es uno de los detectives de arte más famosos del mundo, reconocido por ladrones y policías por su acceso sin precedentes al comercio criminal de arte robado.

Fuente: Mega Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *